Noticia

Nuevo Presidente de la Mision Tegucigalpa

Lo dejó todo por servir al Señor

Es el primer criterio de Kendle Bowler, granjero y hombre de negocios de Saint George, Utah, Estados Unidos es el nuevo Presidente de la Misión Tegucigalpa, un hombre nacido en la Iglesia y con raíces espirituales profundas del evangelio al proceder de familias con fundamentos firmes en la verdad,

Cuando responde a una de las interrogantes, el rostro le adquiere un tono de rubor sólo comparado al que refleja la emoción y el sentimiento espiritual que proviene de Dios. Sus ojos casi se llenan de lágrimas, pero dice con un tono de amor y dedicación: "Al venir bajando en el avión y ver a un lado el templo, tuve un sentimiento de gratitud por este pueblo hondureño".

"Tengo un profundo testimonio del Evangelio de Jesucristo y cuando recibimos el llamamiento para servir, recuerdo que lo hicimos en familia, el sentimiento en ese momento fue sumamente espiritual y marcó nuestras vidas y la de nuestros hijos", manifestó.

El Presidente Bowler  remarcó de manera especial, el sentimiento que obtuvo al realizar sus primeras compras en una tienda de comestibles aquí en Tegucigalpa la semana pasada. "Cuando miraba a tanta gente a mi lado, pensaba que muchos de ellos no conocían el Evangelio que predicamos  y sentí esa necesidad de compartir con todos en esta hermosa región del país, las muchas bendiciones que se reciben al ser miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.".

El 1 de julio de cada año, cientos de parejas como los Bowler dejan la comodidad de su hogar y sus negocios para servir como presidentes de misión en una de las 405   mision    es que la Iglesia tiene en todo el mundo.  La tarea principal de los presidentes de misión es velar por los jóvenes misioneros que ya suman 83,075 en todo el mundo. Luego de los tres años de servicio los presidentes regresan a su país para continuar con la vida y su servicio a tiempo parcial en la Iglesia. 

PERSONAS OBEDIENTES
Cada vez que observa a dos misioneros con sus camisas blancas, confirma que el primer sentimiento que se viene a su mente es el de dos personas que han sido obedientes a los mandatos de nuestro Padre Celestial y han obtenido un testimonio del amor de Jesucristo por todo el género humano y la necesidad de dar a conocer las buenas nuevas de salvación.

"Tenemos con mi esposa ese sentimiento de tener a muchos hijos de nuestro Padre Celestial bajo nuestro cuidado (se refiere a los misioneros) y rogamos cada día por ellos para que encuentren a las personas que están esperando por el  Evangelio", dijo antes de entrar al tema que aborda su devoción por el servicio.

El presidente Bowler fue misionero en Argentina en Buenos Aires Sur, entre 1975 y 1977, antes de recibir su último llamamiento fue Presidente de Estaca, Presidente de Hombres Jóvenes de Estaca, Presidente de Quorum de Elderes, Obispo, Líder de la Obra Misional, entre muchos otros de sus servicios a la obra del Señor.

 LA COMODIDAD A UN LADO
El Presidente Bowler aceptó que en su momento tuvo que dejar todo a un lado para obedecer al Señor. Y eso implicaba la comodidad del hogar, los negocios y el rancho, lugar en el que trabajaba personalmente para proveer para su familia ..

"Oramos muchos con mi esposa para encontrar a personas que se quedaran con el negocio que tenemos, es un negocio de ventarepuestos de electricidad y cuidar de nuestro rancho... y gracias a Dios, podemos decir que es un milagro el que nos ha ocurrido porque creemos que todo quedó en buenas manos", comentó.

Asimismo, no pudo ocultar que al llegar a Tegucigalpa, "nos hemos encontrado con personas muy amables y no vemos tanto los problemas de violencia e inseguridad de los que se habla en los medios de comunicación. La verdad es que nos sentimos bendecidos de estar aquí".

Con especial sentimiento recuerda el momento en el que conoció a su esposa, cuando ambos laboraban como parte del personal auxiliar en líneas aéreas y luego tuvieron la oportunidad de contraer matrimonio y crecer espiritualmente dentro del evangelio.

"Es lo mejor que nos ha pasado, conocernos, crecer como familia y encontrar los designios del señor mediante sagrados convenios que hemos hecho en el templo, tengo hijos maravillosos y un testimonio muy fuerte  del Señor", dijo antes de expresar los tres pilares de su testimonio.

"Tengo un fuerte testimonio de la expiación de Jesucristo, del pago del diezmo y de la Obra Misional, son tres aspectos en los que hemos encontrado fortaleza y seguridad en el Evangelio", dijo  antes de confirmar que su llamamiento en Honduras le llena de fe, amor y caridad.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.