Comunicado de Prensa

Celebran 20 años de derechos humanos 

“20 años trabajando por tus derechos” es el tema del Día de los Derechos Humanos que se celebra el 10 de diciembre, 2013.  Ban Ki-moon, Secretario General de la Naciones Unidas, dijo, “con ocasión de la conmemoración del vigésimo aniversario de la Declaración y el Programa de Acción de Viena redoblemos nuestros esfuerzos para la responsabilidad colectiva de promover y proteger los derechos y la dignidad de todas las personas del mundo”.

Los derechos del individuo han sido un tema de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días desde  la restauración de la Iglesia en 1830. José Smith, primer presidente de la Iglesia, escribió en 1842 “reclamamos el derecho de adorar a Dios Todopoderoso conforme a los dictados de nuestra propia conciencia, y concedemos a todos los hombres el mismo privilegio: que adoren cómo, dónde o lo que deseen.” (Artículos de Fe, #11) 

Una creencia mormona fundamental es que el albedrío es uno de los dones supremos para el hombre, el cual debe respetarse. Incluso Dios no fuerza a una persona a actuar de acuerdo a Sus deseos. La creencia mormona también sólo extiende la capacidad de una religión para castigar a sus miembros por excomunión o desafiliación. Cualquier juicio que afecte los derechos a la vida, la libertad o la propiedad debe ser llevado a cabo por el Estado.

“Creemos que ningún gobierno puede existir en paz, a menos que se formulen y se conserven invioladas las leyes que garanticen a cada individuo el libre ejercicio de la conciencia, el derecho de tener y administrar propiedades y la protección de la vida.

“Creemos que todo gobierno necesariamente requiere funcionarios y magistrados civiles para poner en vigor las leyes de ese gobierno; y que se debe buscar y sostener, por la voz del pueblo si es república, o por la voluntad del soberano, a quienes administren la ley con equidad y justicia.

“Creemos que la religión es instituida por Dios; y que los hombres son responsables ante él, y ante él sólo, por el ejercicio de ella, a no ser que sus opiniones religiosas los impulsen a infringir los derechos y libertades de los demás; pero no creemos que las leyes humanas tengan el derecho de intervenir, prescribiendo reglas de adoración para sujetar la conciencia de los hombres, ni de dictar fórmulas para la devoción pública o privada; que el magistrado civil debe restringir el crimen, pero nunca dominar la conciencia; debe castigar el delito, pero nunca suprimir la libertad del alma.” (Doctrina y Convenios sección 134, versículos 2-4) 

 

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.