Comunicado de Prensa

Agua limpia para más de 1 millón de personas

 

http://www.lds.org/library/page/display/0,7098,6212-1-3216-1,00.html

Según la Organización Mundial de la Salud, más de mil millones de personas no tienen acceso a agua potable. Sin agua potable, muchos contraen enfermedades como el cólera, la diarrea y la fiebre tifoidea. En 2002, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días dio comienzo a una iniciativa para mejorar la salud de varias comunidades al brindarles ayuda con la construcción de sus propios sistemas de acceso a fuentes de agua limpia.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Mormones) se esfuerza por ayudar no  solo a los miembros de la Iglesia, sino a todo el mundo hasta donde sus posibilidades le permiten desarrollando proyectos de ayuda humanitaria.  Al utilizar las fuentes de agua de la región las comunidades se organizan para atender sus necesidades ya sea construyendo pozos, sistemas de almacenamiento, de distribución o purificación de agua.  

Los vecinos de la comunidad participan en la planificación y la implementación de cada proyecto y proporcionan la mayor parte de la mano de obra. Durante el proceso se capacita a los líderes comunitarios para que den mantenimiento al sistema que se instaló.  Al hacerlos responsables tanto de la ejecución como del cuidado de la obra terminada las personas aprenden como llevar a cabo otros proyectos productivos y a trabajar juntos.

En 2006, se realizaron proyectos de este tipo en 32 países, beneficiando a más de 1,1 millones de personas en más de 1.000 comunidades. Los países beneficiados fueron: Argelia, Armenia, Camboya, China Chuuk, Etiopía, Fiji, Filipinas, Ghana, India, Indonesia, Kenia, Laos, Liberia, Madagascar, Malasia, Mongolia, Mozambique, Myanmar, Namibia, Nepal, Nigeria, Perú, República Democrática del Congo, República Dominicana, Rumania, Samoa, Tanzania, Tonga, Uganda, Vanuatu y Vietnam.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.